Entrevista a Judit Farrando

Estrenando los dípticos de información del fin de semana, hemos realizado una entrevista a una de las jugadoras más carismáticas del club, Judit Farrando, entrenadora de Baby y Jugadora de Nacional.

Cuál es tu primer recuerdo de un partido de baloncesto?

Mi primer recuerdo es el del primer partido que jugué, yo era benjamín de primer año en Ángel de la Guarda y no teníamos liga, tan solo entrenamientos en el colegio. Un fin de semana me avisaron de que podía subir a jugar con las alevines en su partido de liga y ahí me presenté yo. La verdad es que no recuerdo más allá de mis nervios y lo enorme que me quedaba la equipación, pero también que fue un día genial y el primero de muchos partidos.

Cuántos años llevas en el club?

Empecé en el club en el segundo año de alevín y aquí sigo hasta ahora, son 12 años ya.

¿Cuál es el ejercicio que más te gusta hacer entrenando?

Como jugadora, odio los ejercicios de tiro en los entrenamientos, a pesar de que son muy necesarios. Me gusta cualquier ejercicio que involucre dos equipos y juego, ya sea 3×3, 4×4 o 5×5.

¿Cómo te defines como jugadora?

Pues pienso que soy una jugadora “indefinida”, nunca he llegado a tener una posición concreta, dependiendo del partido juego de una manera u otra. Pese a llevar tantos años jugando, soy una jugadora con falta de cabeza y serenidad, lo cual hace que mantenga una intensidad alta, pero a veces vaya un poco más “a lo loco” de lo necesario en situaciones determinadas. Soy muy competitiva, incluso en los entrenamientos, siempre intento ganar. Por último, pese a llevar 14 años jugando al baloncesto, sigo siendo una jugadora en formación que no deja de aprender.

Si no jugases al baloncesto…practicaría cualquier otro deporte, supongo que habría probado en el fútbol y quizá a día de hoy siguiera en él.

La jugadora contra la que he jugado que más me ha impactado fue la base de la selección catalana porque a los 13-14 años tenía un manejo de balón impresionante, no tenía necesidad alguna de mirar la pelota, hiciera lo que hiciera, sabía en todo momento donde estaba. Además, era capaz de organizar al resto de jugadoras en cada ataque y tenía una gran calidad en la distribución del balón.

Anécdota campeonato:

Anécdotas tengo varias, pero quizá una de las más peculiares  fue en un torneo que jugué en Amposta con la selección Valenciana. Estábamos jugando un partido contra la selección catalana y al descanso, nos fuimos al vestuario a la típica charla. Cuando ésta acabó, la gente fue saliendo a la pista y yo fui al baño antes de salir. La última jugadora en salir, olvidó que yo estaba dentro del aseo y cerró la puerta con llave. Así que cuando intenté salir del baño, la puerta estaba cerrada y empecé a gritar y a golpearla por si alguien me escuchaba y podía avisar a alguien. Parece ser que en ese momento no había nadie por los pasillos del pabellón y todo el mundo estaba en la pista o en las gradas. Lo peor de todo fue que ni siquiera mis compañeras se dieron cuenta de que faltaba en el calentamiento descubrieron que no estaba cuando la entrenadora dijo el quinteto que empezaba el cuarto y al decir mi nombre no me encontraba en el banquillo. Después de 10 minutos en el vestuario, mi segunda entrenadora entró y me encontró sentada en el suelo esperando tan tranquila y me hizo salir corriendo directamente a la pista para jugar.